TU DECÁLOGO DE ESCRITURA CREATIVA

COMO RECORDARÁS, EN LA ENTREGA PASADA vimos los cinco tips para vencer el ataque de pánico frente al monitor en blanco, a la hora de emprender tu redacción de Escritura Creativa. He aquí la continuación de los trucos de todo narrador al estilo de URIEL Editorial...

Ya tienes datos, información, quizá una historia o un asunto por desarrollar. Ya venciste el "síndrome del monitor en blanco". Tu pregunta ahora es: ¿Por dónde o cómo empiezo a escribir? Aquí tienes, sin más rollo,  los 5 tips que complementan tu Decálogo del Arranque en Escritura Creativa.

SEIS: Sin escribir ni media palabra "platica" tu anécdota, detalle, chiste, episodio o que a su vez alguien te contó o escuchaste por casualidad. Cuéntaselo a alguien sin decirle quizá que lo vas a convertir en un cuento, poema, novela o drama, o como gustes. Lo importante es que expreses y sientas: "Aquí tengo una historia por contar."

SIETE: Ahora sí, redacta el asunto de marras en forma de sinopsis de película o resumen publicitario. En un párrafo único explota el núcleo de tu anécdota, menciona a su o sus protagonistas y en qué forma se involucran, entre ellos y las circunstancias, sin entrar en detalles Estarás encontrando así el argumento de tu historia.

OCHO: Elabora un esquema mental -tipo "acordeón" para examen extraordinario- en el que te expliques: a) Antecedentes o de dónde proviene tu historia.

b) Definas el carácter psicología del o los personajes.

c) Desarrollo explícito de tu historia o anécdota en el que involucran protagonistas y circunstancias.

OCHO (bis): 

d) Clímax o rompimiento de las tensiones o contradicciones del desarrollo de la historia. Entra aquí el recurso de "extrañamiento" por el que desconcertarás a tu lector.

e) Desenlace de la historia que funciona como epílogo de ésta para atar cabos sueltos, si fuera necesario.

Como te darás cuenta, entre estas cinco fases de tu narración se encuentran las "vueltas de tuerca" que generan la necesaria tensión o suspenso que prepara el final sorpresivo o desenlace dramático. Tendrás así lista la trama de tu anécdota/historia.

NUEVE: En este punto es necesario que definas Fondo y Forma que vas a utilizar para dar forma estilística y literaria a tu narración. Fondo: es el tema /obsesión en el que gira la trama o mecanismo ocultó que mueve a personajes y circunstancias. Ejemplos de obsesiones: tiempo, muerte, amor, pasión, perdón, depresión, felicidad... y un largo etcétera, tan largo como los elementos de la naturaleza humana.

Forma: género o subgénero narrativo de la Literatura en el que encuadras tu narración: micro-ficción, cuento, novela corta, videoclip, corto o largometraje, novela, drama, poesía y la corriente literaria que utilices: costumbrismo, realismo, realismo sucio, naturalismo, romanticismo, surrealismo, real maravilloso, gótico, suspenso psicológico y otro largo etcétera.

DIEZ: Corrige, corrige y no dejes de revisar una y otra vez tu escritura. Dijo José Emilio Pacheco que la Literatura nace de la escritura, pero más de la corrección. Reescribe dos o tres versiones de tu narración, haz combinaciones entre la trama y el climax y desenlace -es decir, escribe diferentes finales- de manera que publiques aquella versión que  intuyas de mayor impacto entre tus lectores.

Te invitamos a enviar dudas y comentarios.

Benjamín Nava Boyás